viernes, 11 de agosto de 2017

Federico y un concejal de Marte



A principios de año, diría que fue en febrero, una compañía de teatro amateur cercana a Barcelona, se puso en contacto conmigo para diseñar el cartel del Día Mundial del Teatro, como había hecho al año anterior; en la misma llamada y hablando de todo un poco, me contaron que estaban representando una obra casi desconocida de García Lorca y la llevaban a todos los pueblos que podían. Se me ocurrió (qué cosas tengo) que en el pueblo donde habito desde hace 18 años y que dispone de un hermoso teatro en el inmenso centro cívico que levantaron hace una década, se podía presentar y acompañar de esa manera a las telarañas que se multiplican entre acto y acto. Así que nada más colgar y previa petición al director de la compañía de que me enviara por mail todo lo concerniente a la misma y a la obra (creí que sobre Federico no hacían falta referencias) le envié un whatsapp al regidor de cultura haciéndole partícipe de la idea y esperando una respuesta positiva (dado mi nato optimismo). Me pidió que le reenviara la información y en breve me contestaría.

Una semana después, sin haber obtenido sentencia alguna, le volví a escribir y prestamente me contestó que había estado muy liado y que no pasaba de esa noche que lo repasara.

Otra semana más tarde insistí y su respuesta fue tan concisa como falsa: “No tenemos más presupuesto este año para cultura, lo volvemos a hablar sobre diciembre” Mi primera reacción fue encender un cigarro y mantener la calma, pensar en su frase y situarme. A ver ¿un pueblo de dos mil habitantes, en el que los actos culturales así como la vegetación (esto es otro tema) brillan por su ausencia, un grupo de teatro amateur que no cobra un duro por representación y un concejal que tal vez en una ensoñación nocturna se cree vicealcalde de Barcelona, Nueva York o Pekín me va a soltar a mí que no tenemos presupuesto para encender los focos, como si estuviera hablando de Broadway? ¡Ni de coña! Así que vuelvo a la carga y le pregunto que de qué gastos me habla si en el correo le indico claramente que son amateurs y que no hay plata de por medio. - ¡Ah!- Me responde. Entonces deja que me lo vuelva a mirar (ese uno de los problemas de esta sociedad, mirar y no leer).

Siete días más y aparezco de nuevo en su pantalla de mensajes. Bueno –me avanza- verás –se justifica- es que ese tipo de autores, aquí no tienen salida; si traes a un mago que aparece en la tele o algún monologuista famoso, tira que te vas, pero a obras de ese estilo no va a ir nadie. Lo siento, no interesa.

"¿Ese tipo de autores? ¿García Lorca un “ese tipo de autor”? ¿Obras de ese estilo?" Las frases empezaron a dar vueltas en mi cabeza como si fuera a perder el equilibrio. ¿Un regidor de cultura que opina en esos términos de un escritor cuyas obras son representadas en medio mundo? Pero chaval ¿tú sabes de lo que me estás hablando?

Y no, claro, llegué a la conclusión de que no lo sabía, que desgraciadamente un representante municipal de cultura puede ser un analfabeto funcional, que si lo ha visto en la tele igual es válido, que así nos va, porque así votamos, que en el centro cívico desde entonces nos han deleitado con la función de final de curso de la escuela, el pregón de la fiesta mayor y un millar de arañas tejiendo un telón.

“El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida"
Federico García Lorca

8 comentarios:

  1. La proxima vez que vaya a tu pueblo, dime quién es el susodicho, que levita a dar un par de collejas... hay que ser necio y pueblerino!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Violencia no, que además es un chavalín (con respecto a nosotras) pero que le recites algo de Lorca con tu innata gracia, igual daba resultado.

      Eliminar
  2. Craso error el tuyo gemmy!! La persona que nos traes es conocida por todo el mundo y no por medio. Pero déjamelo que me lo mire (mirá que tienen expresiones eh), Ese buen hombre tendrá muchas ocupaciones sobre variados temas, ¿No hay un concejal o regidor que se ocupe de cultura? Si existe no podrá desconocer a Lorca y si su especialidad está vacante es una buena ocasión para que los proponentes se ocupen del tema. ¡Vamos a la calle con la obra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El susodicho en persona es el mismísimo concejal de cultura, pero (y no es por meter cizaña) si te sales de los "castellers" y el "correfocs" cultura lo que dice cultura, no habemus. Tal vez si el escritor cambiara su nombre por el de Frederic y utilizara apellidos más afines a Pla o Casamajor, otro gallo cantaría. Un despropósito tot plegat.

      Eliminar
  3. Ejemplo tremendo del triunfo de la mediocridad. Con un artículo como este queda explicado por qué en este solar gobierna quien gobierna, ya se encargan ellos de que el intelecto quede en desuso. Triste de verdad. Impotencia.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, pero también hay que reconocer que si "los votantes" leyéramos, viajáramos y analizáramos más, otro gallo nos cantaría, porque -muy lamentablemente- en la mayoría de ocasiones los gobernantes no son más que el reflejo de la mayoría de la sociedad.
    Snif!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gemma, leer y analizar va cayendo en desuso, primero porque implica tiempo. Hoy ‘solo’ queremos estar pendientes de todo pero sin profundizar en nada, para eso están las rrss, para dopar. Preferimos 10 titulares de 100 caracteres cada uno que uno de 1000 que implique una reflexión. Una persona analiza o se informa con objeto de decidir, en efecto, y me resulta incongruente que este proceso desemboque en 8 millones de votos para el PP, algo falla. No, analizar, pensar, puede conllevar tomar decisiones incómodas, que no gustan, sacrificios, romper nuestra rutina, por eso la gente se deja ir, nos tapamos los ojos, son mil frentes de lucha (aunque todos son hijos de un problema común: elegir a quienes no nos defienden) abandonarnos debe ser dulce como una muerte por gas o desangración. Preferimos que piensen por nosotros pero, eso sí, poder criticar a quienes se han apropiado del pensamiento para tener la conciencia tranquila. Somos masa, rebaño, solo necitamos unos perros y un pastor. Si sale una oveja negra se sacrifica y vuelta al rebaño. Los hacemos de contínuo con quien nos defiende, con quien descubre un fraude o un amaño: lo dejamos en la estacada, hasta nos acaba dando pena. No veo soluciones. Perdón por el speech.

      Eliminar
  5. Es una verdadera lástima que el panorama sea en parte tan desolador, y digo en parte porque aún confío en que el ser humano tiene más de bueno que de malo y que un buen porcentaje de la generación de nuestros hijos, preparados, inquietos, con principios y disponiendo de toda la información que requieran al momento, sabrán qué hacer con todo ello.
    Siempre habrá estúpidos que no quieran saber y que se conformen con pertenecer a ese rebaño, pero si en algo tengo fe, es en que ellos, sepan vivir mejor (y la cultura, a todos los niveles, es indispensable para eso).

    ResponderEliminar